Etapa 10: Pastrana-Zorita de los Canes

Una tarde de Recópolis

El Viaje a la Alcarria llega a su fin, durante diez días, diez etapas hemos recorrido esta bella tierra que Cela se encargó de universalizar en un hermoso libro que ha sido traducido a muchos idiomas y del que se han impreso varios centenares de miles de ejemplares.

Seguramente a partir de ahora, “la Alcarria será un país al que la gente le dé la gana de ir”, de visitar, de conocer, de recorrer y de empaparse de la esencia de una tierra universal por un libro y por su rica miel. El viajero ha de dar cumplida cuenta de su última etapa. Cela terminó su viaje en Pastrana, tal y como lo dejó escrito; pero pasó la última tarde en Zorita acompañado de don Mónico, a la sazón alcalde de Pastrana y de don Paco, el médico.

El viajero después de setenta años decide acercarse a Zorita y conocer también las ruinas de Recópolis, la ciudad visigoda de las más importantes de su época.

La última etapa va a ser corta, de apenas doce kilómetros y por buenas sendas y algún tramo de carretera visitando la Alcarria Baja.

Desde la Plaza de la Hora continuamos por la calle Mayor en dirección a la Colegiata y cogeremos la calle Santa Teresa de Jesús (la castellana) que desciende a la parte baja de la localidad.

Ya en la parte baja de Pastrana seguiremos por la carretera asfaltada que se dirige al convento del Carmen, al cual llegaremos en 1,5 km. desde el pueblo. Seguimos por el carril asfaltado hasta un cruce donde se separan, a algo más de dos kilómetros y medio desde el pueblo, y muere en la carretera CM-200.

A partir de aquí el camino ya es de tierra y nos olvidamos de todos los caminos que salgan a derecha e izquierda.

El carril llega, tras algo más de 7 kilómetros a la carretera CM-219, giraremos a la izquierda para llegar a su enlace con la Cm-200, la cual la seguiremos a la derecha en dirección a Albalate de Zorita.

A partir de aquí caminaremos unos 2,5 km por carretera y hemos de hacerlo por la izquierda y con los chalecos reflectantes puestos y con mucha precaución. Cruzamos el río Tajo y a la izquierda vemos la Central Nuclear de Zorita en pleno proceso de desmantelamiento. A la derecha hay una gasolinera y junto a ella sale un carril que seguiremos por él.

Seguimos siempre por nuestro camino, de frente, olvidándonos de unos que nos salen a derecha e izquierda. El camino no tiene pérdida, aunque nos encontremos con varios cruces, pues nos lleva directamente a Zorita.

En Zorita, junto al río, damos por terminado nuestro Viaje a la Alcarria. Sólo nos queda subir hasta el Parque Arqueológico de Recópolis y admirar los restos de esta bella ciudad.

Durante diez días hemos recorrido la Alcarria, nos resta llegar a casa y poner en orden nuestras vivencias. Si el viajero quiere, nuestra web está abierta a publicarlas. Estaremos encantados.

 

 

 

 

 

Etapa 9: Tendilla-Pastrana

Un viaje en autobús (I)

Segundo tramo de esta larga etapa que el viajero hizo en autobús hace setenta años.

Partimos de Tendilla por la carretera en dirección a Guadalajara, es la misma que sale del pueblo y va a la N-320. Al llegar al final nosotros cogeremos una vía de servicio que está a la derecha antes de toparnos con la carretera.

Durante algo más de un kilómetro vamos por el trazado de la antigua carretera hasta que llegamos a un depósito de coches viejos que se encuentra a la derecha. Poco después vemos la via de servicio por la que vamos a caminar, en algunos tramos es de tierra y en otros tiene resto de asfalto; en algo más de dos kilómetros y medio nos lleva a una vieja gasolinera abandonada y cerrada, justo en el empalme de Tendilla.

En el mismo empalme están los restos del viejo merendero donde el viajero descansó y merendó a la espera de que llegara el autobús que le llevaría a Pastrana.

En la rotonda cogemos la carretera que nos lleva a Pastrana, está perfectamente indicada. Cruzamos la N-320 por debajo y seguimos de frente durante un centenar de metros para coger a la izquierda la carretera que sube a Fuentelviejo.

Poco después en la misma curva vemos un carril, que sigue de frente y es el que tomamos nosotros; pasa junto a una finca y a algo más de un kilómetro desde la carretera llegamos a un cruce, cogemos el que nos sale a la derecha que pronto empieza a ascender y que nos lleva a Fuentelviejo, entrando en el pueblo por el lavadero. En Fuentelviejo podemos ver la pequeña iglesia parroquial y la picota situada frente al ayuntamiento.

Continuamos nuestro camino atravesando el pueblo por la carretera, ascendiendo. Seguiremos por esta misma carretera, la GU-208 y en algo más de dos kilómetros desde el pueblo llegamos a la CM-2006, la carretera que va Pastrana. En el cruce vemos una fuente con agua y un lugar de descanso.

Frente a la fuente y al otro lado de la carretera, sigue un carril en descenso que baja al fondo del vallejo, seguiremos por esta carril que deja unos aljibes o piscinas a la derecha y que transita por el lado derecho del barranco; poco después, al llegar a unas huertas labradas cruza al lado contrario y se transforma en un buen carril y en algo más de un kilómetro desemboca en otro carril más importante que nos viene por la izquierda; se trata del barranco de Valdesanjuan.

Seguiremos por el de la derecha y pasaremos junto a varios chalets que hay en la zona, el paisaje es de arboleda y con buena sombra. Llegamos a un cruce. A la derecha la carretera continúa a Renera; seguimos a la izquierda hasta encontrar un carril que nos sale a la derecha, aquí hay dos carriles; coger el que va de enfrente, a la izquierda y como referencia vemos una edificación.

Aproximadamente a dos kilómetros llegamos a un cruce, a la izquierda tenemos la carretera y un carril a la derecha por el que vamos a seguir. Poco después, a unos 50 metros a la izquierda, nos sale una senda que rápidamente empieza a ascender. La senda esta muy transitada por las motos por lo que vemos sus rodadas. Ascendemos y llegamos al monte, a un pinar, y que nos saca poco después a una especie de carril y por la izquierda nos lleva a una pista buena. Giramos a la izquierda y en algo más de un kilómetro llegamos a la carretera principal, la CM-2006, en el pk 9,100. Seguiremos por la carretera, a la derecha, y de nuevo volveremos a ponernos el chaleco reflectante y caminar con mucha precaución, ya que hay mucho tráfico.

Aproximadamente en el km 6 sale de la derecha un carril que rápidamente desciende hacia el vallejo, tiene un firme irregular pero es cómoda de andar. Al fondo vemos ya las casas de Hueva, que será nuestro próximo destino. El camino, que ya se convierte en un buen carril, nos saca a la carretera junto a la entrada de Hueva.

Deberemos de visitar este pintoresco pueblo con su iglesia, su plaza y su picota en medio de ésta. Tiene algunos servicios, como bares y podremos seguramente proveernos de lo más necesario.

Salimos de nuevo a la carretera y aquí se hace necesario el uso del chaleco, pues hasta Pastrana, inevitablemente, hemos de andar por la carretera.

En tres kilómetros y medio llegamos a una rotonda y continuamos de frente, en dirección a Pastrana por la CM-200 que empieza a descender. En algo más de cuatro kilómetros arribamos a la plaza de la Hora de Pastrana, frente al palacio ducal.

Pastrana tiene mucho que ver y visitar y es un pueblo para sentirse a gusto.

Etapa 8: Sacedón-Tendilla

Un viaje en autobús (I)

Hace setenta años el viajero hizo el viaje de Sacedón a Tendilla y Pastrana en autobús, nosotros dividiremos esta larga etapa en dos; la primera nos llevará desde Sacedón a Tendilla y la segunda desde Tendilla a Pastrana.

Es una etapa larga, de casi 28 kilómetros, en la que en buena parte la haremos por carreteras de poco tránsito, ya que no hay caminos alternativos.

El viajero parte de Sacedón, deja atrás la plaza donde se encuentra la fonda, el ayuntamiento y la iglesia y se encamina a la vieja carretera N-320 que atraviesa el pueblo. En el cruce gira a la izquierda para seguir por esta vÍa.

La carretera tiene poco tráfico, pero conviene prestar las debidas precauciones como llevar puesto el chaleco reflectante.

Tras pasar una rotonda, la carretera empieza a ascender y a los 1,300 metros desde la salida llegamos a una fuerte curva, aquí hay un mirador donde vemos parte del embalse y un panel informativo que nos será de gran ayuda para conocer parte de esta comarca. Pasada la curva hay otro mirador con otra vista del embalse y de la presa. Seguimos por la carretera descendiendo.

Terminamos en la carretera principal, la N-320, que la seguiremos en dirección a la presa. Al entrar en el primer túnel, a la derecha, nos sale un pequeño carril por el que vamos a continuar. Junto a la presa hay un pequeño parque para descansar y un mirador en forma de castillo donde podemos admirar la obra de ingeniería que conlleva y el valle del Tajo.

Continuamos por un camino asfaltado que empieza a descender. Es posible que el senderista se encuentre con un cartel de prohibido el paso para vehículos por desprendimiento, no hay problema, podemos continuar nuestro camino.

El camino pasa a ser de tierra en algunos momentos y llegamos al viejo puente de Auñón que cruza el río Tajo, tenemos bellas vistas.

Seguimos de frente y poco después dejamos a la izquierda las casas que formaron parte de la estación de Auñón, de un ferrocarril que nunca entró en servicio.

Estamos sobre la vieja carretera que unía con Sacedón y que termina en el cruce de la CM-2009.

En este cruce, llevamos ya algo más de cinco kilómetros y medio andando, seguiremos por el carril que vemos de frente y que va a subir por el fondo de un vallejo.

En casi tres kilómetros llegamos a la antigua N-320, la cruzaremos y seguimos de frente por el carril que vemos y que nos lleva directamente al pueblo.
Poco después llegamos un cruce, cogeremos la calle que nos sale a la derecha y que nos mete en Auñón. Llegamos a la plaza donde se encuentra la iglesia, el ayuntamiento y un bar. Es un buen lugar para descansar.

Partiremos desde la plaza en donde se encuentra el ayuntamiento y recorriendo la calle Mayor, ascenderemos hasta la antigua carretera nacional, la N-320A. El Camino de las Cuestas comienza donde termina esta calle, y durante todo su recorrido está jalonado con marcas blancas y verdes. Tras cruzar la vieja carretera continuaremos por el camino que asciende en dirección NO. Las vistas que vamos dejando atrás son quizás lo mejor de este tramo.

Cuando llevamos 1,5 km andando, llegamos a un collado en la loma del cerro, donde se nos cruza un camino que recorre la citada loma; el nuestro se transforma en senda muy reconocible y que desciende por el otro lado del valle, en dirección SO. A los 2 km de coger la senda, siempre en descenso y ya poco visible, llega a una pista por la que continuamos en descenso y que termina en la cercana carretera, pasando antes por una granja. Cruzamos la carretera, casi sin tráfico, y luego el río Arlés por un puente y entrando en Alhóndiga por un carril.

De nuevo en la carretera N-320A. Hay un pequeño parque con una fuente. Recomendamos coger agua pues no encontraremos ninguna fuente hasta llegar a Tendilla, a excepción de la gasolinera situada en El Berral.

Seguimos caminando por la carretera, no tiene demasiado tráfico, pero conviene llevar puesto el chaleco reflectante. Caminamos en dirección Guadalajara, según el indicador de tráfico. Poco a poco la carretera asciende.

Cuando llevamos recorridos unos dos kilómetros y medio y un poco antes del pk 240A, sale a la izquierda un carril que va por el otro lado del arroyo paralelo a la carrera y que empieza a ascender.

El carril termina de subir y llega a otro carril principal.Y en este punto giramos a la derecha y que en trescientos metros vamos a salir de nuevo a la carretera. Aquí giraremos a la izquierda para llegar a la rotonda donde se encuentra la gasolinera de El Berral.

Cruzamos la rotonda y seguimos de frente en dirección a la carretera principal que la vemos al fondo. Este tramo tiene mucho tráfico, recomendamos andar con precaución.

Casi cuando la vía de servicio se termina y desemboca en la carretera principal, vemos a la izquierda que nos sale una pista, que va a paralela a la carretera y por la que vamos a continuar. El carril está en buen estado.

A los 1,6 kilómetros de la rotonda nos encontramos con un puente que cruza la carretera. Nos meteremos por este puente para seguir por el otro lado de la carretera y tomando dirección oeste.
La vía de servicio muere en la rotonda que da acceso a la carretera que lleva al pueblo de Peñalver. En la misma rotonda hay un monumento dedicado al melero.

Seguiremos por la vieja carretera la N320-A . Recordamos que hay que transitar con precaución.

Casi a los tres kilómetros y pasada una curva fuerte a la izquierda y después de dejar los restos del monasterio de la Salceda, a la derecha nos sale un carril que se interna en el monte y empieza descender. Como referencia en frente hay un monolito dedicado al Cardenal Cisneros.

Descendemos por el nuevo camino y que nos lleva las cercanías de la ermita de La Salceda. Este es un buen lugar para el descanso y en algunas épocas del año hay fuente con agua.

El carril nos saca a una pista principal. Ya estamos en el valle del Arlés, giraremos a la izquierda para continuar por un buen carril agrícola.

Se cruza la carretera N320A para seguir por el camino que vemos enfrente y terminamos en Tendilla.

Tendilla nos ofrece muchos servicios, tienda, alojamiento, bares y restaurantes, servicio médico, etc. Y además tiene muy buena comunicación por carretera con la capital.

Etapa 7: Pareja-Sacedón

Camino de Entrepeñas (II)

La etapa que vamos a hacer de hoy no es muy larga, apenas serán unos 20 kilómetros, pero con continuas subidas y bajadas.

Partimos de Pareja desde la plaza mayor de la localidad, pasamos por delante de la iglesia y descendemos a la parte de abajo, a la vega; desde aquí buscamos la carretera que va a Casasana y seguiremos por ella durante apenas un centenar de metros.

En una curva abandonaos el asfalto para seguir por un carril que nos sale a la derecha. Apenas 500 metros después encontramos un carril que nos sale a izquierda y por el que vamos a seguir. El camino asciende poco apoco y también poco a poco se va a estrechando para llegar un momento en que se convierte en senda.

Aunque parece que la senda la hemos perdido, a los 400 metros del cruce, no es así, ya que atraviesa un olivar, y sigue de frente en forma de senda y siempre ascendente.

Cuando llevamos unos tres kilómetros de la salida y junto a un olivar la senda se convierte en carril y en una larga subida nos va llevar hasta el pueblo.

A los cuatro kilómetros de Pareja llegamos a Casasana, visitaremos el pueblo y la posada que era propiedad de la madre de Carmen Garbarda, la mujer que se encontró en Durón.

Abandonamos Casasana y nos dirigimos hacia la fuente que está situada junto a la carretera que va a Córcoles pero a distinto nivel.

Seguiremos por un carril que sale junto a la fuente. Poco después encontramos otro que nos sale a la derecha y que abandonamos y unos metros después otro más también a la derecha, a unos cuatrocientos metros de la fuente, seguiremos por este.

Nos tenemos que olvidar de todos los que nos salgan a derecha a izquierda hasta que llegamos de nuevo a un camino, en realidad es el mismo que llevábamos anteriormente, y seguimos de frente.

En unos centenares de metros llegamos a un nuevo cruce, como referencia hay una fuente de piedra a la derecha (la Fuente de las Haces). Aquí cogeremos el carril que nos sale a la izquierda y que empieza a tomar dirección sur. Seguiremos por él.

Poco después el carril se convierte en senda, va junto metido entre árboles pero a un centenar de metros vuele a convertirse en carril.

Seguiremos siempre por el nuestro, olvidándonos de los que nos salgan a derecha e izquierda y casi a los 5 kilómetros llegamos a una carretera. Giramos a la izquierda y llegamos al monasterio de Monsalud, que le vemos.

Conviene una visita a este cenobio que está siendo restaurado acertadamente. Junto al monasterio sale un carril que nos lleva a Córcoles en menos de un kilómetro.

Desde el pueblecito de Córcoles que podremos ver y sobre todo descansar, parte un carril que desciende a la vega y que llega a la carretera N-320, la cual la vamos a cruzar por un paso subterráneo.

Seguiremos por un carril que nos sale a la derecha y que va unos metros paralelos a la misma, dejamos un carril a la izquierda y seguimos por el nuestro que pronto se va a alejar de la misma.

El camino empieza a ascender por una larga cuesta y una vez arriba vemos extensos olivares; seguiremos siempre por nuestro camino dejando los que nos salga a derecha e izquierda y siempre tomando dirección oeste.

A los cuatro kilómetros de la carretera llegamos a un carril más ancho que el nuestro, seguimos por él y sin abandonarle terminamos en otro carril junto a la carretera en las cercanía de Sacedón, cogemos el carril de la izquierda que en un centenar de metros los lleva a otro más ancho, le seguiremos, cruzamos la carretera y entramos en Sacedón por el cementerio

Continuaremos callejeando hasta la plaza de Sacedón, donde se encuentra la vieja fonda de Francisco Pérez lugar donde descansó el viajero.

Sacedón es cabecera de comarca y tiene todos los servicios.

Etapa 6: Budia-Pareja

Mirador del Tajo

La etapa de hoy nos va a llevar desde Budia, pasando por El Olivar y Durón hasta Pareja. Será una etapa en la que nos obliga el trazado a caminar por carretera, más de lo que nos gustaría, ya que la mayoría de los caminos y de las sendas han desaparecido cuando se construyó el pantano de Entrepeñas.

Partimos desde Budia y nos dirigimos a la zona de las eras donde se encuentran las ruinas del viejo convento de los carmelitas, el calvario y la ermita de Santa Lucía. Aquí cogemos un camino asfaltado que nos va a llevar a El Olivar.

A un kilómetro de Budia, a la izquierda, se encuentra la fuente del Cuerno, está un poco separada de nuestro camino, suele manar abundante agua.

El camino comienza ascender y cuando llevamos un kilómetro y medio, cogemos un carril que nos sale a la izquierda y que  empieza a ascender fuertemente abandonando el asfalto.

Un kilómetro después volvemos a salir de nuevo al asfalto, es el mismo camino que hemos abandonado, y continuamos de frente hacia el pueblo que ya le vemos, entrando en El Olivar por la ermita de la Soledad.

Recomendamos visitar este bonito y acogedor pueblo y acercarnos hasta un mirador donde hay una cruz de madera, en el que divisamos todo el valle que forma del embalse de Entrepeñas.

Para partir de El Olivar regresamos a la ermita de la Soledad y cogemos un carril que toma dirección noreste. Poco después dejamos un carril que nos sale a la derecha, y a ochocientos metros desde la ermita, y en una curva, cogemos otro carril que nos sale a la izquierda; y a los trescientos metros abandonamos por el que caminamos por otro que nos sale a la izquierda, está algo menos marcado y  rápidamente empieza a descender. Este es un bonito carril, muy bucólico y que termina en aproximadamente un kilómetro.

Justo en este punto buscamos una senda que es la que en descenso nos va a llevar a Durón.

Es casi seguro que el viajero Cela recoriera estas sendas de camino a Durón tras su encuentro con Roque el pastor, quien caza un garduño a palos para luego vendérselo al viajero por dos duros.

Por el camino veremos de vez en cuando algunas marcas blancas y verdes de una señalización de sendero. En el descenso tendremos las mejores vistas de la ruta. Por un lado el caserío de Budia y por el otro el valle del Tajo con el embalse de Enntrepeñas al fondo y en primer término el Barranco del Hocino en tierras de Durón y los montes de Trascastillo y el Castillo de Maraña.

La senda desciende, es estrecha pero está muy marcada y es fácil de recorrerla. Cuando casi hemos terminado de descender, después de un kilometro y medio, llegamos a unos huertos y enlazamos con el camino que que habíamos recorrido en la etapa anterior camino de Budia. Giramos a la derecha y y llegamos a Durón.

Conviene que el caminante se entretenga en Durón, pasee por sus calles, beba agua de sus fuentes y charle con sus gentes, tal y como lo hizo el viajero hace setenta años.

Recomendamos descansar junto a la fuente Blanquina, la misma por la que pasamos en la etapa anterior y releer unos párrafos de nuestro famoso libro.

El viajero ha de continuar su camino, el trazado original que el autor hizo hace ya muchos años está perdido por estar cubierto bajo las aguas del embalse, lo que nos obliga a hacer una etapa larga, de unos 10 kilómetros por carretera. Esta es una vía de mucho tráfico y con arcén, por lo que recomendamos caminar por la izquierda y siempre con nuestro chaleco reflectante.

Seguimos por tanto por la N-204, volvemos a pasar por el viaducto y a escasamente un centenar de metros dese el cruce a Chillarón, a la derecha, y junto a la carretera, se encuentra un monolito de piedra que recuerda el paso de Cela por ese lugar: «Aquí durmió C.J.C el 10 de junio de 1946: El viajero durmió bajo un espino».

Continuamos nuestro camino por la carretera, en el kilómetro 12,500, a la izquierda, sale un carril que nos lleva al cementerio de Pareja. Un par de kilómetros después llegamos al cementerio y tenemos bellas vistas del azud de Pareja. Solo nos falta seguir hacia el pueblo, pasando por junto a la ermita de los Remedios.

Pareja es un pueblo importante, con diversos servicios, tanto de hostelería como alojamiento y compra.

En Pareja terminamos esta etapa de nuestro Viaje a la Alcarria.

 

Etapa 5: Trillo-Budia

Camino de Entrepeñas (I)

Recorremos la Alcarria tras los pasos del nobel. La etapa de hoy, algo larga (unos 34 kilómetros), podemos hacerla en dos tramos si así lo deseamos.

Dejamos Trillo y nos situamos junto al puente que cruza el río, subiremos por la calle Camino de Viana que asciende y gana altura rápidamente. Dejamos a la izquierda la residencia de empleados de la Central de Trillo y poco después termina el asfalto.

Durante todo el recorrido vamos a ver marcas de la ruta jacobea y otras blancas y verdes de una ruta senderista marcada por el ayuntamiento de Trillo.

A poco después de pasar el campo de moto cross abandonamos el carril por una senda que nos sacará de nuevo a la misma pista y que unos centenares de metros después nos vuelve a aparecer otra vez la senda por la que seguiremos; estamos pasando por la Entrepeña con bellas vista del Tajo y del valle. La senda termina en una pista por la que seguiremos durante casi un kilómetro para abandonarla por otra senda que nos sale a la izquierda.

La senda transita por un bello paraje y de frente vemos ya las Tetas de Viana que son dos cerros iguales y al que solo se puede subir a una de ella.

La senda va ascendiendo poco a poco y llega a una pista. Si continuamos a la derecha, encontramos poco después una senda que asciende fuertemente hasta el collado que conforman las dos tetas. Nosotros seguiremos por la pista de la izquierda para ir camino de Viana, siguiendo las marcas amarillas a contramano.

A unos 500 metros nos encontramos una senda que empieza a descender, seguiremos por ella a la derecha.

A mitad de camino pasamos junto a la derruida ermita de San Juan y poco después con la fuente del mismo nombre.

La senda nos saca a un carril principal, le seguiremos de frente para llegar a Viana de Mondéjar. Poco antes de entrar en el pueblo hay una fuente a la derecha.

Si tenemos tiempo podremos subir a las Tetas de Viana, como ya hemos dicho solo a una de ellas se puede subir. Volveremos sobre nuestros pasos y en la misma curva hay una senda muy ancha que rápidamente coge altura, esta señalizada. Esta senda nos saca a una pista que asciende y por la que seguiremos durante un par de kilómetros. La pista muere en un collado entre los dos montes. Allí mismo cogeremos el camino de la izquierda que empieza a ascender y termina en una escalera de mano metálica que nos permite acceder a la meseta. Conviene recorrer todo el perímetro y observar las vistas y deleitarse con el paisaje.

Una vez de vuelta en el pueblo y en el mismo punto donde hemos cogido el camino que nos lleva a las tetas, seguimos por la pista que desciende y nos lleva a La Puerta.

A mitad de camino nos topamos con la Fuente del Oro con un buen chorro. La pista es de buen firme y en pocos kilómetros lleva al bello puente que nos permite cruzar el arroyo de la Solana y accedemos a La Puerta.

Chillarón del Rey: iglesia

Hasta Budia vamos a hacer una variante, que el escritor no hizo, y para poder caminar seguros. Desde La Puerta cogemos un camino carretero que sale junto al pueblo, este camino nos lleva por el valle y teniendo a la derecha el arroyo de la Solana.

Caminaremos durante unos tres kilómetros hasta que sobrepasamos el barranco del Cojo, y nuestro camino se convierte en senda para llegar al final del arroyo de del Posadero donde parte el camino que asciende fuertemente y nos lleva a Cereceda.

Podemos visitar el pueblo con su bella iglesia románica.

Saldremos de Cereceda por la carretera y en menos de un kilómetro cogemos la pista que nos sale a la izquierda y que en cuatro o cinco kilómetros nos lleva a Mantiel. Hemos de olvidarnos de todos los carriles que nos salgan a derecha e izquierda, siempre seguiremos por el nuestro.

De Mantiel nos situamos cerca de la iglesia para acceder a la fuente y desde allí encontramos con un carril que toma dirección oeste y nos lleva a Chillarón del Rey.

Vemos bellos parajes de la zona, pues estamos a una considerable altura. Pasamos junto a la fuente del Escalón y poco después el carril se convierte en senda; aquí encontraremos las flechas amarillas del camino jacobeo y otras de color blanco y roja del GR Caminos Naturales del Tajo.

Un par de kilómetros después, tras un vertiginosos descenso el camino termina en Chillarón el Rey pasando junto a la iglesia de Nuestra Señora de los Huertos con un bello retablo sin pintar.

Salimos de Chillarón siguiendo las marcas del citado GR y poco después cruzamos la carretera para continuar por un carril que se convierte en senda y tras tres kilómetros llegamos a la N-204 para cruzar el embalse de Entrepeñas por el viaducto. Recalcamos que siguiendo las indicaciones del GR no tenemos problemas ya que nuestro sendero es coincidente.

Cruzamos el embalse por el viaducto y aquí abandonamos ya el citado GR, nosotros hemos de continuar por la carretera en dirección a Durón. Es conveniente circula por la izquierda con el chaleco reflectante puesto.

Aproximadamente a los cuatro kilómetros llegamos a Durón y nos dirigimos a la zona donde se encuentra el Paso del Tirador, donde hay unas barbacoas y la fuente Blanquina, lugar apropiado para descansar.

Y tal como lo hizo el viajero, al que en este paso le pilló una fuerte tormenta, nosotros continuaremos desde la fuente por una senda muy marcada que nos va a llevar a Budia, lugar donde damos por terminada la etapa de hoy.

Etapa 4: Cifuentes-Trillo

En busca del Tajo

El viajero deja atrás Cifuentes, la villa Ducal; la de la princesa de Éboli, la de Arbeteta, la de la Balsa, la del niño Paquito o la del burro Gorrión.

Nos espera una etapa muy corta, de unos 13 kilómetros, que nos lleva en busca del Tajo en Trillo, siguiendo el Cifuentes.

Partimos de Cifuentes y durante unos centenares de metros caminamos por la carretera en dirección a los Gárgoles. Poco después de haber pasado la esbelta picota, que la hemos dejado a la derecha, cogeremos un camino que nos sale a la izquierda, está perfectamente marcado y señalizado con la ruta del Camino de Santiago-Ruta de la Lana, camino que vamos a seguir hasta Trillo, por lo que la señalización nos será de gran ayuda.

Ya en el nuevo carril, atravesamos los chalets de la urbanización en la que residen los empleados de la Central de Trillo y continuaremos por nuestro carril. Dejaremos todos los que nos salgan a derecha e izquierda y a unos tres kilómetros y medio de la salida nos topamos con la ermita de San Blas, que es un un buen lugar de descanso.

Continuamos nuestro camino en dirección a Gárgoles de Arriba, que le vemos en frente. Poco después llegamos a la N-204 que debemos de cruzar y seguir por ella unos metros hasta encontrar la carreterilla de entrada al pueblo.
Poco tiene que ver Gárgoles, pero hay buena agua y algo de compra.

Desde la iglesia buscaremos un buen carril que nos va a llevar a Gárgoles de Abajo en unos dos kilómetros y medio y siempre dejando el Cifuentes a la izquierda.

El carril termina en la N-204, pero antes habremos dejado a la izquierda las ruinas de la fábrica de papel.
Una vez cruzada la carretera nacional llegamos al viejo puente medieval con una buena chopera que bien puede ser un lugar de descanso.

Visitaremos el pueblo y por las eras hemos de buscar un camino que nos baja de nuevo a la carretera que lleva a Trillo para seguir por otro que sale de frente y que rápidamente cruza el Cifuentes por un puente.

Un centenar de metros después llegamos a un cruce, seguiremos a la derecha y poco después nos sale una pista, seguiremos por la nuestra, la de la derecha. Caminaremos todo el rato muy cerca del Cifuentes por un ancho carril en el que de vez en cuando vemos las marcas de la ruta jacobea.

Cuando llegamos a un pino esbelto y a los 2,5 kilómetros del de la carretera, abandonamos el carril, muere un poco más adelante, por una senda que sale a la izquierda y que se acerca más al rio. La senda se convierte en carril y este a su vez cruza el rio y nos saca a la carretera principal. Seguiremos por ella un centenar de metros hasta el cruce con la que va a la central nuclear; seguiremos por ella, cruzamos el río e inmediatamente cogemos un carril que va parejo al Cifuentes.

Este nuevo carril va junto a las huertas de los trillanos y es lugar de solaz y paseo de sus habitantes y nos lleva directamente a trillo.

Entramos en Trillo junto a una rotonda donde se encuentra la gasolinera, seguimos hacia el pueblo y pasado la oficina de turismo podremos descender por unas escaleras hasta el río, a las cascadas, poco después llegamos y terminamos en Trillo. Puerta del Alto Tajo y lugar para descansar y visitar.

Etapa 3: Brihuega-Cifuentes

En el Corazón de las Alcarrias

La ruta del Viaje a la Alcarria nos despide de Brihuega, dejamos atrás el Jardín de la Alcarria, a Julio Vacas «Portillo», a la Puerta de la Cadena, al arco de Cozagón y a San Felipe.

Esta es una etapa larga y nos desviaremos de la ruta original para evitar los tramos largos y peligrosos de la carretera que recorre el valle del Tajuña.

De Brihuega, junto al parque de Maria Cristina, seguimos por las calle abajo, dejando a la izquierda la iglesia de San Felipe y más allá la de San Miguel. Poco después llegamos a un camino que nos sale a la izquierda, seguiremos por él.

Durante algo más de un kilómetro y medo caminaremos por una ancha pista y dejaremos todos los carriles que nos salgan a ambos lado. A mitad de camino pasaremos junto a la fuente de la Princesa que la dejaremos a la izquierda. Conviene coger agua en este punto.

Una vez termina el carril y pasado Fuencaliente, el carril se convierte en senda. Vemos vistas del valle de Tajuña.

Casi sin darnos cuenta la senda se convierte en carril, seguiremos por ella. Arriba sobre media ladera vemos Villaviciosa de Tajuña.

El carril por el que vamos, poco a poco va subiendo y dejando todos los que nos salen nos salen a derecha e izquierda, el nuestro nos lleva al pueblo.

Brihuega: San Felipe
Brihuega: San Felipe

Una vez en Villaviciosa atravesamos el pueblo y justo a la salida, junto a una chopera, cogeremos un carril que nos sale a la derecha que trecientos metros después desemboca en otro carril al que seguiremos de nuevo a la derecha.

Poco después seguiremos por el que nos sale a la izquierda y tras algo más de un kilómetro se interna en el monte, deja a un lado el almacén de gas y que nos lleva a Yela.

Atravesamos el pueblo de Yela, pasamos junto a la bella iglesia románica y seguimos por una carreterilla que baja hasta el valle. Poco después la abandonamos por una sendita que nos sale a la izquierda y que nos evita andar por la carretera. La senda se convierte en carril y nos saca de nuevo a la carretera, que la seguiremos hasta encontrarnos con la principal que viene por el valle de Tajuña.

Ya en este punto seguiremos por la citada carretera a la izquierda en dirección a Masegoso, caminando siempre por la izquierda y con nuestro chaleco reflectante.

Cuando llevemos unos tres kilómetros, cogemos a la derecha un carril que desemboca junto a la ermita de la Virgen del Prado y la carreterilla de entrada en Valderrebolle, seguiremos por ella hasta la plaza del pueblo donde se encuentra la picota.

Desde aquí buscaremos la calle que nos saca del pueblo y nos lleva al carril que sigue paralelo al rio Tajuña y va hacia Masegoso. Tras unos tres kilómetros y medio llegamos a la N-204 la cual cruzaremos para seguir por el carril que vemos enfrente y que nos va a llevar a Moranchel, siempre con el Tajuña a la izquierda.

En Moranchel nos encontramos con el GR-10 Senderos de la Miel y con el Camino de Santiago-Ruta de la Lana, vamos a seguir por este mismo itinerario pero en sentido contrario, por lo que en algunos momentos veremos la señalización blanca y roja del GR y la flecha amarilla del camino jacobeo.

Partimos desde Moranchel pasando junto al cementerio y caminando por un buen carril sin pérdida. Tiene algunas ligeras subidas y bajadas pero es un camino agradable. Al poco de pasar un cruce de caminos, que seguiremos de frente, vemos a lo lejos el pueblo de Cifuentes, nuestro destino, las Tetas de Viana y las torres de refrigeración de la Central de Trillo.

El camino llega a un carril asfaltado y en un par de kilómetros arribamos a Cifuentes junto al cementerio.

Callejearemos hasta llegar a la Plaza Mayor donde damos por finalizada esta larga etapa de algo más de treinta kilómetros.

Cifuentes nos da mucho juego para recrearnos con el paisaje y el paisanaje del Viaje a la Alcarria.

 

 

 

Etapa 2: Torija-Brihuega

Puerta de La Alcarria

En Torija el viajero no debe de dejar de visitar el castillo, donde se encuentra el CITUG, que es el centro de interpretación turística de la provincia de Guadalajara y el único museo dedicado a un libro «Viaje a la Alcarria«, en sus tres plantas vamos a encontrarnos mucho material relacionado con lo que nos vamos a encontrar: fotografías del viaje, planos, utensilios, etc. Merece la pena una detenida visita.

Para ir a Brihuega vamos a dar un pequeño rodeo evitando así el caminar por la carretera que desde Torija nos lleva al «Jardín de la Alcarria». La falta de arcén y el intenso tráfico nos obliga a caminar por sendas y pistas que dejan a un lado la carretera.

Partimos desde el castillo torijano y tomamos la carretera que nos saca del pueblo en dirección a la carretera principal; frente a una naves amarillas cogeremos el carril que nos sale a la derecha y que en sus primeros metros está asfaltado y nos lleva a una urbanización, poco después el camino ya es de tierra y dejaremos los carriles que nos salgan a derecha e izquierda. A los 2,600 metros llegamos a la línea del AVE y seguiremos a la izquierda por su vía de servicio.

Dejaremos un primer puente y luego llegamos a un segundo, poco después de una subestación eléctrica. Cruzaremos el AVE para seguir por un carril que toma dirección este y que nos lleva a Fuentes de la Alcarria.

Una vez cruzado el pueblo y junto a la iglesia, hay un senda que nos lleva al fondo del barranco del río Ungría, seguiremos por un carril que cruza el río y poco después nos encontramos con una senda que asciende. A mitas de la subida hay una buena fuente con agua.

Torija: Museo del Viaje a la Alcarria
Torija: Museo del Viaje a la Alcarria

Ya en el llano seguiremos de frente por el carril que nos encontramos.

Un kilómetro después llegamos a un carril, le cogeremos a la izquierda e inmediatamente después cogeremos otro que nos sale a la derecha y que nos lleva en unos dos kilómetros a un nuevo carril que le cogeremos a la derecha y poco después cogemos el que nos sale a la izquierda que nos lleva a una carretera asfaltada.

Seguiremos por ella a la izquierda y llegamos la zona de «El Alto». Aquí, junto a la extinta fábrica de Puertas Ortega cogeremos el carril asfaltado que baja a Brihuega por la fuente Cagá, es el mismo itinerario que el autor hizo hace setenta años.

Entramos en Brihuega junto a la Puerta de la Cadena y el parte de las Eras.

Brihuega nos recibe para ser visitado, impregnándonos del espíritu celiano.

 

 

 

Etapa 1: Madrid-Torija

Destino: La Alcarria

Madrid: Casa donde vivió Cela
Madrid: Casa donde vivió Cela

Comenzamos la primera etapa a primera hora de la mañana, junto al número 185 de la calle Alcalá en Madrid.

Tras las fotos de rigor para dar testimonio de nuestro viaje, caminamos en dirección a la Puerta de Alcalá.
Cuando llevamos andando algo más de 1,5 kilometros llegamos a las verjas del Retiro, seguiremos caminando para llegar a la plaza donde se encuentra situada la Puerta de Alcalá.

Seguiremos de frente hasta a la Plaza de la Cibeles y tal como lo hizo el viajero, seguiremos por el Paseo del Prado, pasando junto al Jardín Botánico para llegar a la Estación de Atocha, tras casi cuatro kilómetros de recorrido por la calles de Madrid.

El viajero tomará el tren que le va a llevar a Guadalajara. Se dirigirá a la estación de cercanías y cogerá el tren de la linea C2, normalmente sale de la vía 2.

Una hora después el tren llega a la estación de ferrocarril de Guadalajara, desde aquí caminaremos por la calle Francisco Aritio, cruzamos el río Henares por un puente moderno, dando vista al viejo puente romano y seguiremos, tras pasar una rotonda, por la calle Madrid que nos subirá hasta la plaza donde se encuentra el Palacio del Infantado.

Tras la oportuna visita, puede, al igual que hizo el viajero, desayunar en cualquiera de los bares que hay en la zona de Santa Clara y comprar el periódico del día en la libreria La Alcarreña.

Subiremos por la calle Miguel Fluiters y dejaremos a la derecha el lugar donde se encontraba la tienda de Montes, hay una placa en el lugar que lo atestigua.

Subiremos por la calle Mayor, pasando junto al ayuntamiento y llegaremos a la Plaza de Santo Domingo, donde descenderemos por la calle que está junto a un importante parque, el de la Concordia.

Seguiremos de frente dejando la Plaza de Bejanque y continuaremos ya por la parte nueva de la ciudad, la calle Zaragoza, hasta llegar a la rotonda del ciclista.

Desde aquí, buscaremos un paso por debajo de la vía rápida, seguiremos las marcas amarillas del Camino de Santiago y tras pasar el segundo tunel a la derecha ascenderemos a una sendita que va paralelo a la vía de acceso a la ciudad, que la tenemos a la izquierda.

En un momento determinado, cuando desaparecen los quitamiendos, cruzaremos la vía con las debidas precauciones para llegar a Taracena, donde podremos hacer un descanso, aquí llevaremos unos siete kilómetros andando. En Taracena buscaremos un paso que salva la A2 y continuaremos por una carril que es una vía de servicio.

A los dos kilómetros llegamos a un puente y seguimos por el carril que nos va a llevar a Valdenoches por el valle de Torija. Desde aquí un nuevo carril nos lleva a Torija, donde damos por finalizada la primera etapa de 21 kilómetros.